DRS Ingeniería y Gestión

DRS realizará la asesoría a la inspección fiscal de Intermodal La Cisterna por los próximos 3 años

140.000 personas y 2.300 buses confluyen diariamente en la Estación de Intercambio Modal La Cisterna, proyecto en el cual por los próximos 36 meses, DRS Ingeniería y Gestión entregará soporte y asistencia luego de adjudicarse la licitación para la asesoría a la inspección fiscal del proyecto. Supervisión que se extiende en materias técnicas, legales y administrativas para que los Inspectores Fiscales de Explotación del contrato lleven un adecuado y eficaz control y fiscalización de los Contratos de Concesión a su cargo.

Aporte DRS

 “Gracias a este proyecto y su envergadura, se abren muchas puertas para DRS”, destaca Pilar Salinas, Coordinadora del proyecto. “El gobierno entrega este espacio a un privado para que lo administre, lo haga funcionar y lo mantenga. Esto de acuerdo a una serie de bases administrativas que la concesionaria debe cumplir. Dentro de éstas, figuran una variedad de requisitos de mantenimiento y desarrollo que recaen en las manos del inspector fiscal, el cual a su vez, cuenta con una asesoría externa. Es ahí donde entramos nosotros, siendo los ojos en terreno del inspector; informando, proponiendo y muchas veces anticipándonos a situaciones con respecto a la fiscalización y sus posibles soluciones”, explica.

“Si un ascensor se cae o se detiene donde no corresponde, es directamente responsabilidad civil del inspector fiscal, por lo que el principal desafío es coordinar con la concesionaria que todas las mantenciones se cumplan tanto en plazos como en calidad, para que así todo se mantenga en buen funcionamiento y en línea con las bases administrativas”, agrega.

Alcance del proyecto

Siendo parte fundamental del Plan de Modernización y Transporte Público de Santiago, esta estación comprende un edificio de cinco plantas que se encuentra ubicado al costado oriente de la estación de Metro La Cisterna y en la esquina sur-oriente de la intersección de Av. Américo Vespucio y Gran Avenida José Miguel Carrera, confluyendo a esta el sistema de líneas de transporte público urbano, junto con las líneas 2 y 4A del Metro. 

La finalidad de esta edificación es permitir el apropiado y racional intercambio entre distintos medios de transporte, para lo cual cuenta con dos subterráneos que dan cabida a 19 andenes para buses urbanos y toda la infraestructura necesaria para tal objeto, incluyendo además, diversos servicios comerciales tales como: supermercados, patio de comidas, bancos, farmacias, estacionamientos y baños públicos, entre otros.

Todo lo anterior, constituye un entorno urbano ordenado, moderno y seguro para las miles de personas que confluyen desde las comunas de El Bosque, San Bernardo, San Ramón, La Pintana, La Granja, Puente Alto, Lo Espejo, Cerrillos, Maipú, Pudahuel y Quilicura.

El proyecto además comprende un contrato para la supervisión de estaciones de transbordo para el Transantiago (ETT), que en este caso corresponde a la infraestructura de 32 paraderos concesionados.

Nuestro equipo en terreno

Este soporte para el inspector fiscal se realiza en diversas áreas: financiera y económica; mantenimiento; informes; cumplimiento del contrato de concesión, entre otras. En lo que corresponde a materia económica, por ejemplo, “nuestros asesores deben cerciorarse de que el contrato se esté cumpliendo en sus aspectos jurídicos, económicos y contables, junto con hacer respetar las tarifas fijadas al momento de adjudicarse el contrato”, explica Patricio Inostroza, jefe de Asesoría Estación Intermodal y Estaciones de Transbordo para Transantiago de DRS.

“Para esta asesoría contamos con 16 profesionales, 3 inspectores técnicos auxiliares y una secretaria. Este equipo se compone por ingenieros comerciales, ingenieros en construcción, ingenieros civiles-industriales, ingenieros eléctricos, ingenieros mecánicos, prevencionistas de riesgo y contadores auditores”, detalla.

 

Beneficios para la comunidad

Los múltiples aportes de este proyecto para la comunidad incluyen: la disminución de los tiempos de transbordo y espera de los pasajeros, permitiendo y simplificando la sincronización de frecuencias de los distintos modos de transporte; la facilitación de la incorporación a los distintos modos de transporte a través de adecuados sistemas de información a los usuarios; la generación de ahorros asociados a los costos sociales (tiempo de los usuarios y de operadores de los servicios de transporte); formación de focos de desarrollo urbano que estimulan la generación de empleos directos e indirectos, entre otros. Además, al contar con locales de servicios comerciales y públicos, se permite el aprovechamiento de los tiempos de espera o de circulación de los pasajeros, además de constituir una mejora al entorno.

“Este tipo de contrato es el que está cimentando el futuro del transporte en nuestro país. Prestar soporte en un contrato de largo aliento con estas características y ser reconocido como un consultor que está entregando un buen servicio y teniendo buenos resultados es un gran plus, sobre todo en las evaluaciones que realice el inspector fiscal sobre la empresa. En este sentido la diferencia la marcará la capacidad de DRS para entregar los informes correspondientes en las fechas delimitadas, junto con la facultad de anticiparse a situaciones y la oportuna comunicación para informar”, concluye Inostroza.